Huellas incas en el Shincal de Quimivil

Nuestra amiga Fatima de Zoom Argentina vuelve a colaborar con nosotros. Hoy nos cuenta un poco sobre Catamarca en particular del Shincal de Quimivil, un sitio arqueológico Inca que podemos encontrar en nuestro país. Aqui les dejamos su nota: 

Huellas incas en el Shincal de Quimivil

El Shincal de Quimivil funciona como un verdadero estandarte inca que nos permite asomarnos a siglos remotos, de los que no tendríamos ni siquiera una noción sino fuera por los restos arqueológicos que se mantienen en pie para servir como testimonio.
Ubicado en el departamento de Belén, está a pocos kilómetros de Londres, en Catamarca. Y para seguir sumando importancia histórica, cabe destacar que Londres es un lugar de larga data ya que es la segunda localidad fundada en todo el territorio nacional.
Dicen que su nombre proviene de un arbusto llamado “shinki” que se encontraba en abundancia. Y es la vegetación  junto con los cerros que lo envuelven, convierten a este rincón en un lugar de una hermosura única, ideal para viajar en el tiempo y espiar un poco el pasado.
El Shincal cuenta con numerosas construcciones, muchas de las cuales son edificios de grandes dimensiones. Fueron construidas entre el año 1457 y 1536 y funcionó como capital provincial, aunque no fue la única del país. Y por esto mismo, no es casual que muchos investigadores se refieran a este sitio como el “nuevo Cuzco”, dado que son varias las coincidencias pero la principal es que su trazado es una réplica en pequeña escala de lo que se puede encontrar en Perú.
shincal
Entre las construcciones típicas se encuentran el “Ushnu”, una especie de altar que se utilizaba en las ceremonias y rituales. También están las “Kallankas”, que funcionaron como viviendas comunales, refugios y fábricas textiles, los “Qollkas”, o lugares usados como almacenes, y la Plaza de Armas o “Aukaipata”. Asimismo, hay dos cerros casi idénticos, que cuentan con unas escalinatas de piedra que facilitaban el acceso ya que en ellos se realizaban ceremonias religiosas. Las más importantes eran los solsticios de invierno y de verano, enlazadas con el calendario agrícola.
Por otro lado, también se destaca un acueducto de 3 kilómetros que permitía vehiculizar el agua del Río Quimivil. Otro de los tesoros de este rincón incaico es el hallazgo de un camino de piedra que lo conectaba con el resto del Imperio Inca.
También llaman la atención los recintos rectangulares con sus paredes de piedra de dos metros de altura, los morteros y los miradores. De este modo, un panorama completo de construcciones se despliega ante la vista del visitante, que puede comprender para qué servía cada uno, puesto que en cada muro de piedra ha sido volcada una función social.
Las investigaciones realizadas permitieron encontrar carne de camélido en algunas kallankas, mientras que en otras había indicios de una alimentación basada en animales de caza. Estos datos, aparentemente insignificantes, permiten concluir que en una y en otra, vivió gente de mayor poder o estatus y personas de clase inferior, respectivamente.
De acuerdo a algunas versiones, se prefiere no considerar al Shincal como ruinas arqueológicas, sino como un centro ceremonial vivo dado que en la celebración de Inti Raimi, los pueblos originarios se reúnen aquí a festejar su Año Nuevo.
El lugar ha sido declarado Monumento Histórico Nacional y se ha convertido en una tentación para aquellos que disfrutan del turismo arqueológico. Un tesoro más que se suma a los encantos de Catamarca.
La segunda imagen fue extraída de Flickr y pertenece a Ormando.
Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te gusto esta nota? Compartela con amigos!