Enero Tilcareño

Nuevamente contamos con la colaboración de nuestra querida Fatima de http://www.zoomargentina.net/. Hoy nos invita a conocer Tilcara, Jujuy desde sus paisajes a su gastronomía.
Todo parece indicar que diciembre pasará volando en medio de los festejos de fin de año y que en pocas semanas nos encontraremos con enero, el primer mes del año, el que coincide con las escapadas vacacionales de la gran mayoría de los argentinos.
Y si bien, algunos no saben hacia donde los llevará la brújula, otros ya tienen más que claro que el destino será Jujuy, o más precisamente la Quebrada de Humahuaca, o incluso más precisamente Tilcara.
Es que ya sea por la experiencia amigos o de vecinos, ya sea porque se lo han contado las coplitas norteñas, el enero es tilcareño. Este pintoresco poblado, ubicado junto al Río Grande, brilla con todo el esplendor posible cuando comienza un nuevo año. Numerosas familias pero especialmente miles de jóvenes llegan a estos rincones para descansar y divertirse, dos cosas que no son excluyentes. Y también por supuesto, quedar fascinados con los hermosos escenarios que nos ofrece el norte del país.
Las propuestas para ocupar el tiempo de manera entretenida son numerosas y despliegan un amplio abanico, que incluye no sólo el día sino también la noche, cultura, ecoturismo y gastronomía.
De día y de noche: no hace falta que el sol o la luna se hagan presentes para que el sonido de las guitarras y bombos inunde las calles. Ya sea en las calles de tierra o en las peñas folklóricas, la música nunca falta. En algunos casos, se trata de artistas conocidos que llegan a hacer su aporte y entretener a la gente; en otros, se trata de jóvenes que también vienen a cantarle a la tierra y esperan que alguien les cebe un mate a cambio.
Durante el día, el punto principal de reunión es la Plaza Principal, en donde se disponen también los puestos de artesanos para vender las magnificas creaciones, que tienen su sello norteño: ya sea por los colores o por el material con que se elaboran. Además, el fresco de las noches, la suavidad y la belleza de los diseños, termina por hacer que muchos caigan rendidos ante los populares sweaters de llama.
Empanadas
Ecoturismo y paseos: no se trata sólo de llegar al pueblo y tirarse panza arriba a no hacer nada. También es cuestión de poner “piernas a la obra” y explorar los hermosos alrededores. Uno de los lugares favoritos es la Garganta del Diablo: subir, bajar, y luchar contra el vértigo son algunos de los movimientos esenciales para llegar finalmente a la escondida pero majestuosa cascada que revela el paso del río Huasamayo. Muchos se acercan a apagar el calor de la caminata con su agua, otros no se animan pues no es precisamente cálida. Igualmente, hay que tener cuidado ya que cae de manera brusca desde la altura. También hay que preguntar antes de hacer el recorrido ya que el camino se torna dificultoso en temporadas de lluvia.
Asimismo, el Jardín Botánico de Altura y el Pucará de Tilcara son dos atractivos más que tiene este prometedor poblado. En el primero, se cultivan y se estudian las especies cactáceas y de flora típicas del norte, mientras que el segundo se refiere a una fortificación construida por los tilcaras en donde existen huellas del pasado prehispánico que se pueden apreciar en sus casas, corrales, cementerios y recintos sagrados. Realmente sorprendente.
Salt water pool on the Salinas Grandes salt flats in Jujuy province, northern Argentina.
Gastronomía: con temperaturas altas o bajas, no hay que dejar de probar los platos típicos de la región. Locro y huaschalocro, empanadas, tamales, humitas, charqui, son algunas de las delicias que nos esperan para compartir en la mesa.
Una escapada un poco más larga: para aquellos que disponen de tiempo, nada mejor que tomar el camino que lleva a las Salinas Grandes. Este gigantesco mar blanco será el protagonista de las más originales y creativas fotografías que nos llevaremos de las vacaciones. Un lugar como este, que parece bajado del cielo por su blancura, es imperdible.
Alojamiento: sobran ganas pero faltan camas, de manera que la habitación de algún poblador siempre termina siendo un lugar para alquilar. Y por supuesto, las carpas no dejan lugar vacío en el camping. Por eso siempre se recomienda reservar un lugar con tiempo.
“El enero Tilcareño” es un mes lleno de cultura, naturaleza, folklore, tradición y gastronomía. Todo ello en un marco de una belleza indiscutible. Y a pocas semanas de su inicio, ya se está preparando para recibirnos.
Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te gusto esta nota? Compartela con amigos!