Viajar con mate, cuestión de identidad

Los argentinos que recorremos el mundo lo solemos hacer (o
al menos nosotros) con el mate acuestas y a veces esto trae anécdotas de
regalo.

La primera vez que salimos hacia Europa estuvimos 5 días sin
tomar mate, porque llenar el termo Salía 7 euros y nosotros e viaje de
ahorrador no podíamos gastar es monto en agua caliente y nos habíamos olvidado
el calentador eléctrico. Cuando llegamos a nuestro apart en el sexto día lo
primero que hicimos fue tomar mate, que placer!

Cuando fuimos a visitar el Palacio de Versalles con baguette
en la mochila y el termo con agua caliente. Al mediodía paramos en el jardín a
tomar nuestros mates y almorzar, una señora que se encontraba sentada en un
banco cercano se sacó sus anteojos de sol y nos miró espantada al vernos tomar
mate, acto seguido se levantó y se fue a buscar un asiento lejos nuestro. Nos
reímos mucho de la actitud de la señora pero fue comprensible. 

La anécdota más
extraña fue cuando subimos al Cerro Catedral en Bariloche, Argentina(o sea donde todos toman mate habitualmente), con
nuestro equipo y nos pusimos a cebar mates, un señor se nos acercó y nos
preguntó si éramos Uruguayos ya que andábamos con nuestro mate por las altas
cumbres, y ante nuestra respuesta negativa nos preguntó cómo se hacía para
subir un mate a 2 mil metros de altura, a lo cual nos miramos entre mi marido y
yo con cara de desconcierto y el rápidamente le contesto en la mochila!. El
señor se quedó al lado nuestro hasta que se dio cuenta que no íbamos a
compartir nuestro mate con él y se fue.

Así que las reacciones ante el mate son diversas pero yo me
lo llevo igual…a ustedes les paso algo asi?
Please follow and like us:

3 pensamientos sobre “Viajar con mate, cuestión de identidad

  1. Yamila

    Jajajaja!!! Siii!!! Me pasó estando en Brasil con mi madre y mi hermana. Mi madre lleva el mate a TODOS los viajes. Yo era chica y mi mamá me convidó un mate (estábamos tomando sol las tres al lado de la pileta). Había un matrimonio inglés con sus hijos a unos pocos metros. La señora cuando vio que mi mamá me daba un mate, se horrorizo y en inglés le dijo a su marido: LA ESTA DROGANDO!!! Mi mamá sin entenderla le hizo señas como que si quería un mate le convidaba… Se espantaron todos tanto que se levantaron y se fueron!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te gusto esta nota? Compartela con amigos!