Tours en bus. Si o no?

Durante la estadía en Europa decidimos usar un servicio que hasta ahora no habíamos utilizado: el bus turístico. Siempre nos pareció muy despersonalizado y frío pero nunca nos habíamos subido a uno. Así que decidimos darle un respiro a nuestros pies e intentarlo.
Les contamos las tres experiencias para luego justificar el si o el no.

foto-guía-de-turismo

Bratislava, empresa  Prešporáčik old timer, circuito Old town tour.
Por un costo de 10 euros esta empresa te lleva a conocer el casco histórico de Bratislava. Por un poco mas de puede unir con el circuito el castillo y hacer un paseo de casi dos horas,  el que nosotros  elegimos tardó unos 40 minutos. 
La singularidad es que no es el  tradicional bus si no un estilo tren que te lleva a pasear en cómodas  butacas. 
Nos gustó la narración, era muy completa y amena.  El conductor iba señalando los puntos al que el audio guía refería para hacer más sencilla su comprensión.
El resultado fue bueno y nos gustó la experiencia por lo cual empezamos a dudar  de nuestra opinión pre armada.

Viena, empresa Vienna Sighseen, circuito red line.
Con la grata experiencia previa decidimos repetir en Viena,  ya que es una ciudad con una basta historia y con mucho por brindarnos.  Con un costo de 15 euros pudimos acceder al sistema hop on hop off que además sumaba el atractivo de un tour guiado a pie.
El recorrido en si tiene mucha información en algunos puntos y pocos en otro. Cuesta mucho ubicarse con el audio ya que no está combinado con el tráfico que no siempre acompaña. La guía me resultó aburrida en algunos tramos pero era soportable. Lo que no nos  gustó bajo ningún punto de vista fue la publicidad en el medio del audio, sinceramente estoy pagando por un servicio por lo cual no quiero recibir anuncios de restaurantes en mi guiada.
Medio enojados bajamos del bus no muy conformes con la experiencia.  Allí apareció nuestra guía peatonal, dado que por el mismo precio se incluye una visita  guiada caminando por el casco histórico. Comenzamos a caminar Viena y escuchar su historia en un ingles medio trabado pero que se entendía y nos dejaba conocer mucho más sobre la ciudad.  Los edificios comenzaron a tomar valor y le dieron sentido al circuito.
En resumen podemos decir que el bus no fue lo que la experiencia anterior pero la guiada le sumo varios puntos al circuito,  por lo cual terminamos conformes.

Roma, empresa I love Rome, circuito azul.
Teníamos un rato libre a la tarde y optamos por este servicio ya que tiene la ruta one way, esta te permite dar vueltas por el recorrido sin bajar.  Era sencillamente lo que buscábamos, algo con información para no caminar demasiado y barato,  como lo tomamos por la tarde, después de las 15, nos costó 10 euros.
Simplemente la audio guía era aburrida y escasa de información. Nos bajamos del bus como cuando subimos pero con 10 euros  menos. Tenia muchos blancos en el circuito y no era clara a la hora de orientarte ademas de no avisarnos de que la parte del recorrido que pasaba por el Vaticano/Plaza San Pedro se encontraba  cancelado ese día por cuestiones municipales. 

Tres experiencias diferentes en tres ciudades únicas en su clase.  La verdad es que no estamos seguros de si querríamos volver a someternos a un audio guía.  Sin dudas el guía en persona es la mejor opción para conocer la ciudad,  es una realidad que el idioma a veces nos juega una mala pasada, pero preferimos  un guía que nos hable raro en ingles que una maquina que no nos deja nada.
Queremos aclarar que esto es solo nuestra opinión. No descarta que más adelante optemos nuevamente por este sistema pero lo vamos a pensar dos veces.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te gusto esta nota? Compartela con amigos!