Parque de la Costa, cuando las cosas no son lo que eran

Después de un tiempo largo sin ir al Parque de la Costa, volvimos para festejar un  cumpleaños de un varón de 13 años.
La verdad debo decir que si bien nos divertimos,  no fue de las mejores experiencias vividas.
Para los que no lo conocen el Parque funciona desde 1997, en Argentina no hay gran cantidad de parques de diversiones y este es el más grande que tiene Buenos Aires, pero en los años se ha venido a menos. El parque cuenta entre sus atracciones con los clásicos autitos chocadores, samba, barco pirata, 5 montañas rusas (1 de agua), mansión del terror, botes chocadores entre otros. El parque fue reducido casi a la mitad de su tamaño durante este año para armar un parque de agua que funciona en verano, lo cual hizo desaparecer gran cantidad de juegos que antes había.
La entrada tiene un sistema de pases que van del promo, al plus, al oro y por último el fun total. 
El primero recomendable para familias con niños menores de 6 años, el siguiente para niños hasta 10/12 años, ya que por una cuestión de altura se quedarían afuera de algunas atracciones que incluye el oro como las montañas rusas más grandes. En nuestro caso como era la primera vez que el cumpleañero iba y no sabíamos a que se iba a querer subir compramos el Plus. Lo cual incluía un montaña rusa pequeña  y sillas voladoras como lo más extremo a lo que se podía subir.
Por suerte nos tocó un día poco concurrido y se pudo subir varias veces a los juegos. Pero lo malo es que dentro del pase que nosotros pagamos había al menos 3 atracciones cerradas por mantenimiento. De las que podíamos pasar la mitad eran para niños pequeños por lo cual si no repetíamos juegos en dos horas estábamos afuera del lugar.
Lo positivo es que hay variedad si uno va con niños pequeños y no suelen tener mucha espera.
De todos modos para los juegos más concurridos se puede comprar un pase rápido, que les recomiendo ver cuanta gente hay dentro antes de comprarlo.  Ya en el parque hay puestos donde se pueden comprar combos para mejorar tu pasaporte si ves que el que compraste no sirve para todo lo que queres ver.
No hay muchos pero es una excursión que suele vender a los extranjeros; consejo, no gasten su dinero ni su tiempo en eso. Paseen por el Tigre que va a ser más redituable e interesante. Si bien el parque es atractivos para niños y adolescentes ha perdido parte de su encanto y se lo ve descuidado.
El patio de comida fue mudado como parte del proyecto Aquafun y se redujo bastante , lo cual en un día de mucha concurrencia puede complicar la hora del almuerzo. Los combos de comida están alrededor de los $80, pero hay un restaurant pub llamado Winers que esta medio escondido y por unos $120 pesos se puede comer bien en un
ambiente tranquilo (precios al 03/05/2015).
Ahora se le incluyo la obra Invasion Zombie que si bien en un momento parece prometedora en cierto punto pierde el sentido con algunos efectos de sonido de piñas y patadas que lo convierten en un absurdo sin historia.
En conclusión el Parque no es lo esplendoroso que era, pero para llevar a un niño o adolescente a divertirse es suficiente. En relación precio/calidad no es recomendable por lo que con esa misma plata pueden tener un día de paseo y navegación por el tigre y el puerto de frutos en el caso que uno este haciendo turismo.
Esperamos que les sirvan nuestras recomendaciones  y si van que lo disfruten, porque aunque no este en su mejor momento un parque de diversiones garantiza un día de risas y anecdotas.

 

 

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te gusto esta nota? Compartela con amigos!