Diario de Viaje: Un dia casi angelical y con ataque de gaviotas

Después de una noche de dormir mal porque teníamos mucho calor en la habitación nos despertamos a las 6 de la mañana(cosa que no hacemos ni para ir a trabajar). Luego de prepararnos y tomar el desayuno fuimos a nuestro nuevo día en Roma con un destino angelical: Ciudad del Vaticano. Llegamos tomando el  subte (metro), el cual nos costo 1,5 euros y luego caminamos algunas cuadras. 
La plaza de San Pedro es realmente inmensa, como la cola para entrar a la iglesia. De cada lateral de la plaza hay fuentes enormes y las clásicas columnas que la rodean por completo. Mientras estábamos en esa larga fila Maty pregunta, ¿trajeron los pasaportes?, nuestras caras ante esa pregunta fue de espanto, por suerte no hizo falta. La fila dura algo mas de media hora si arrancan temprano como nosotros, se tarda mucho porque le revisan las mochilas a cada uno que entra. El ingreso es gratis y se puede alquilar un audio guía para conocer los detalles. No nos vamos a extender mucho pero realmente es inmensa y muy muy lujosa. Hay mármoles de todos colores, oro, plata, bronce, todo lo que a uno se le ocurra lo encuentra ahí. Lo que realmente nos impacto fueron algunas pinturas donde los colores eran muy intensos, los azules era muy fuertes algo que no habíamos visto nunca en una pintura.Al lateral derecho apenas uno entra tiene la bellisima piedad, pero guarda! yo estaba sacando fotos muy tranquila cuando una multitud de turistas asiáticos se acerco con sus tablets y celulares y me sacaron del lugar para sacar sus fotos, asi que ya saben, tengan cuidado.
Llegado el mediodía hicimos una parada técnica en la plaza para almorzar algo. Apenas sacamos nuestras galletitas las palomas se abalanzaron sobre nosotros para que les demos comida. Maty no tuvo mejor idea que tirarles una, resultado: Vinieron las gaviotas a hechar a las palomas para comer ellas las galletas.
Una vez terminado la pausa seguimos hacia los museos del Vaticano. 
Con una entrada de 16 euros entramos a una de las colecciones de museos mas impresionantes que vi en mi vida. Esculturas, pintura, arquitectura y ciencia invaden este lugar. En resumen caminamos muchisimo pero conocimos los departamentos del Papa en la antigüedad para llegar a visitar la increíble capilla sixtina. Una obra impresionante que por la cantidad de gente que había no pudimos apreciar en tranquilidad. 
Ya muy cansados fuimos caminando hacia el Castillo de Saint Angelo( breve reseña: data del 135 DC  construido por el emperador Adriano, en 403  le incluyeron una muralla, en el 590   el Papa relata  haber visto al Arcángel San Miguel y con el se termina la peste, de ahí su nombre) , al cual no pudimos entrar por la hora. El edificio por fuera es muy lindo y esta acompañado por un puente con esculturas muy hermoso. 
Luego volvimos al hotel previo supermercado donde compramos nuestra cena, ducha y cama. La ultima vez que dormiríamos en Roma en este recorrido.


Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te gusto esta nota? Compartela con amigos!