Diario de Viaje: Roma, el viaje eterno…

Buenas tardes a todos, estuvimos un poco ausentes estos días pero estamos de regreso!. Hoy damos comienzo a nuestro diario de viaje. Este diario es una idea que teníamos hace mucho y nunca concretamos hasta este viaje. La idea es compartir nuestras experiencias, anécdotas y emociones del lugar al que viajamos.

Hoy empezamos con nuestro recorrido por Roma…

“Bueno arrancamos atrasados el día de llegada a Roma, pero empecemos por el viajes. Con la mochila llena y la valija en mano salimos hacia Ezeiza para embarcar al viaje hacia el viejo continente. En particular empiezo este camino con mucha emoción e ilusiones, es un gran sueño que voy a cumplir. Esta vez para cambiar un poco no vamos a viajar solos, si no que vamos a compartir el recorrido con Mariela, mi amiga de toda la vida. Ella nos espera allá ya viajo antes para pasear por España visitando a su familia.
Nos embarcamos a las 12 hs en el vuelo de Air Europa hacia Madrid. Realmente no fue un vuelo para recordar, en particular en es mi primer viaje en avión tan largo. El vuelo era incomodo como toda clase turista, lo que si no me gusto fue el servicio. Las viandas eran un poco chicas y si querías algo fuera de horario te lo cobraban, ejemplo un cafe. Para nosotros era el mediodía cuando embarcamos para el vuelo era de noche por lo que lo que nos dieron era la cena, de ahí apagaron todas las luces. Claramente tuvimos los ojos abiertos todo el vuelo, al menos me puse al día con las películas que había para ver.
Finalmente llegamos a Madrid a las 5:30 donde salimos corriendo a buscar agua porque estabamos muertos de sed, para hacer un poco de tiempo tratamos de dormir un poco, pero los asientos eran muy pequeños y muy incómodos. De todo modos lo mas gracioso de este tramo fue que cuando bajamos del avión 5:30 en Madrid mi marido(Matias, quien escribe este blog conmigo) se encontró con un amigo!!(para los que no saben les cuento que a el le pasan estas cosas, conoce y se encuentra con gente en lugares que uno no espera encontrar un conocido).
Recién 9:30 fue posible hacer el check in en Alitalia y pasar al preembarque. Después de una pasada por el free shop nos fuimos a embarcar. ¿Que estaban pasando en todas las pantallas? Noticias de Argentina…
Una vez arriba del avión no llegamos ni al despegue despiertos, nos dieron bocadillo para el cual nos despertamos y luego seguimos durmiendo. Una vez en tierra Italiana (aeropuerto Fiumiccino) salimos del avión y quedamos completamente desorientados, la puerta era la misma por la que se embarcaba, de ahí había un pasillo con carteles y tenias que encontrar la cinta. Empezamos a perseguir a los que habían salido primero y llegamos a nuestro destino…. iupi!
Claramente no todo era felicidad ya que nuestra valija no salia por la cinta…una hora y media después llego ya que la habían mandado en el vuelo siguiente. Para esto ya se habían gritado en italiano con la empleada del mostrador, esa fue la primer evidencia de algo que iba a verificar durante nuestros días en Italia que todos los argentinos que fueron te dicen: “Cuando vas a Italia entendes de donde venimos los argentinos”. 
Con nuestra valija en mano salimos al encuentro con mi amiga, y ademas encontramos otro argentino que estaba en la misma situación que nosotros y ademas era amigo del amigo que Matias se encontró en Madrid ( sisi el seguia encontrando gente ) . Los 4 fuimos a buscar nuestro bus para llegar a Termini. Para mi segunda verificación del “dicho popular argentino” claramente no habia una fila organizada para subir, si no que era un tumulto de gente apiñada en la puerta del bus luchando por subir. En un movimiento rápido y entrados en años de cultura Argentina subimos rápidamente al bus y nos sentamos todos juntos. 
Atravesando acueductos en la calle, arriba de las casas, estaciones de servicio, extrañas para nosotros, arribamos a “Termini”, de alli un subte y estábamos llegando a nuestro hotel “Taormina”, en pleno barrio de inmigrantes(algo asi como un chinatown Italiano) . 
Ya eran las 6 de la tarde, no podíamos mas del cansancio y el hambre así que nos dimos una ducha y salimos a cenar (claro era Domingo y a esa hora estan todos los mercados cerrados)  así el día siguiente comenzaba bien temprano. 
Salimos a comer a tres cuadras del hotel donde nos recomendo el conserje del hotel. Era un restaurante muy chiquito, muy al estilo de lo que vemos en las películas. Yo Me comí un exquisito rizzoto con mariscos, Matias comió unos Penne Rigatti con una salsa carbonara y Mariela unos gnochi con salsa de tomate.
Claramente las pastas y los mariscos eran deliciosos. En todo esto mas 3 litros( sisi, teniamos sed) de agua gastamos 36 euros.
Ahora si hidratados y con la panza llena nos fuimos a dormir…


Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te gusto esta nota? Compartela con amigos!