Diario de viaje: Dia con mucho rumbo y poco alojamiento

Amanecidos en Florencia con un clima bastante fresco, disfrutamos de un excelente desayuno, luego nos dirigimos a hacer el check out y guardar nuestras valijas para ir a hacer una ultima visita: Palacio Pitti.
Para llegar allá optamos por medio de trasporte preferido en Florencia, los pies. Caminamos hasta allá pasando por el puente Vechio que no lo habíamos visto de día.  Tiene una gran cantidad de joyerías donde se pueden ver trabajos increíbles en plata, oro y piedras. Nos llamo la atención la gran cantidad de candados puestos por cada pequeño lugar donde pueda engacharse uno, tal es la cantidad que mientras nosotros estábamos sacando fotos, había obreros cortando los candados agarrados a la reja de un monumento para poder preservarlo.
Llegamos al Palacio y como no teníamos mucho tiempo decidimos recorrer sus jardines, algo de lo que no nos arrepentimos. Pagamos una entrada de 11 euros y comenzamos a recorrer. Las vistas panorámicas de la ciudad y sus alrededores son realmente increíbles, si bien para lograrlas hay que subir una colina empinada que puede sacarle el aliento a mas de uno, vale la pena el esfuerzo. 
Los jardines están llenos de estatuas, arboles, fuentes y patos, ademas en los limites del palacio esta el Fuerte, al cual no pudimos acceder porque estaba cerrado, pero eso no quito que nos sacáramos unas fotos muy divertidas tratando de escalar el muro.
Después de caminar bastante, pasamos a retirar nuestras valijas para seguir viaje a Milán, que seria nuestra parada previa a París. Como el tiempo y el presupuesto apremiaban, comimos una galletitas Ritz (para nosotros serian equivalentes a las rex) en la estacion.
Subimos a un espectacular tren de alta velocidad, pero nosotras no pudimos disfrutar el paisaje que si disfruto Matias, porque dormíamos una siesta y el nos sacaba fotos. 
Pasadas tres horas arribamos a Milán, como no íbamos a alojarnos ahí, decidimos dejar las valijas en un guarda valijas en la estación que nos cobro 5 euros para 12 horas por cada uno. Nos subimos al subte y salimos directamente frente a la increíble catedral del Duomo. Lo curioso fue que la plaza estaba llena de niños y adultos disfrazados, lo cual nos pareció un poco raro, hasta que nos acordamos que era semana de carnaval. 
Una vez que cruzamos la fiesta y entramos a la iglesia, a la que no hay que pagar para acceder. Una vez en su interior vimos que otra vez….estaba en reparación. Ya entre lo frustrado y lo gracioso de los arreglos comenzamos el paseo. La catedral por dentro no es muy diferente al resto que nos podemos encontrar en Italia, pero si su exterior. Para sacar fotos adentro hay que pagar 2 euros, pero si no te ve nadie….ustedes saben.
El exterior para mi es de los mas hermosos que vi en Italia, con muchas agujas y arcos, un claro estilo neogotico
A la vuelta esta el acceso a la torre para poder subir al techo, para ello se paga una entrada para ir en ascensor 12 euros o por escalera 7 euros, claramente fueron los mejores 12 euros gastados, porque la escalera no solo que era altísima sino que cerrada y alguien es un poquito claustrofobica. Una vez arriba hay que subirnos unos escalones ahí ya llegas al techo. Sinceramente a nosotros nos dio bastante vértigo pero la vista vale la pena el susto. Desde ahi se ve una panorámica de la ciudad y de las montañas. 
Pasado el susto nos volvimos al suelo firme y fuimos a la suntuosa galeria Victorio Emanuelle, donde todas las grandes marcas estaban allí para mostrarnos sus vidrieras, porque claramente no podíamos (ni podemos) pagar 400 euros una cartera.
Lo que si hicimos es ir a merendar a un mc donals que esta en frente. y volvimos a nuestra estación. Allí aprovechamos para hacer algunas compras ya que había algunos descuentos y fuimos a cenar al Burger king, porque ya nos hacia falta un poco de carne en nuestra dieta.
A las 23 hs arribo nuestro tren, pero esta super anecdota queda para el próximo diario de viajes!!

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te gusto esta nota? Compartela con amigos!