Diario de Viaje: Classic London, very polite y un hasta pronto.

Amanece y el sol brilla por tercer día en Londres, y con ello nuestras ganas de ir al Palacio de Buckingham. 

Leyendo y viendo nos dijeron que no podíamos perdernos el cambio de guardia, pero que se acumulaba gente y había que ir con tiempo. Si bien el evento es lindo, les diríamos que piensen dos veces si quieren invertir tiempo en ello. Busquen un vídeo en internet y evaluarlo. La verdad no nos aporto mucho, solo ver algo tradicional, pero con el tiempo acotado que teníamos, hubiésemos preferido usarlo en algo mas.

Dicho esto comenzamos a caminar por Hyde Park, uno de los parques mas hermosos que visitamos, con lagos, flores, patos, gente, se respiraba primavera. El día estaba increíble, sol radiante, 15 grados. Así decidimos caminar al otro extremo para ir al Churchill war rooms.

Cambien como parte de nuestro London Pass entramos sin pagar nada. Simplemente es un lugar alucinante.  El lugar fue donde se elaboraron las estrategias, las comunicaciones y demás temas relacionados a la segunda guerra mundial. Acá Churchill pasaba sus días junto con sus colaboradores. Una vez finalizada la guerra se cerro el lugar y todo quedo allí, inmóvil y amarillento, hasta que lo reabrieron y decidieron conservarlo tal cual. Si sos un amante de la historia, no podes dejar de visitarlo. Lleva unas dos horas y la audio guía es realmente la mejor que escuche. Se pueden tomar fotografía y tiene un sector de recuerdos.

Seguimos caminando hasta toparnos con las famosas cabinas que tienen de fondo el Big Ben. Sacamos nuestras tipicas fotos de turistas y seguimos a la Abadia de  Westminster. Con un estilo muy parecido a la Torre y a Windsor, es un clásico de la ciudad. No hay mucha cola y se incluye en la London Pass. en el interior no se pueden tomar fotos, como en casi todos los lugares que suele pasar la corona. La audioguia, hay que decirlo, es un poco densa he intenta hacer recorrer tumba por tumba, algo no didáctico y hasta aburrido. El edificio es hermoso y vale la pena recorrerlo. No lleva mas de una hora.

Ya cansados de caminar, tomamos el tube hacia la catedral de San Pablo, otro hermoso lugar, pero a esta altura estábamos saturados de iglesias y necesitábamos un descanso. Hicimos la escala técnica para comer y descansar. Luego un poco de Shopping y cerramos con Museo British. 

Los viernes esta abierto hasta las 21 hs, por lo que fue ideal para optimizar el itinerario. La entrada es gratuita y alberga cientos de miles de tesoros únicos he inigualables de la historia de la humanidad. Entre ellos la piedra Roseta, la cual permitió el descubrimiento del significado de la escritura egipcia. Sinceramente si tienen tiempo háganlo en dos veces, es grande y con mucha diversidad. 

Casi alucinados por todo lo que vimos nos fuimos al hotel a armar valijas, este viaje llevaba su ultima noche a cabo, así fue como totalmente deprimidos nos levantamos la ultima mañana y fuimos a Abbey Road. El clásico para los rockeros. La gente se amontona y es difícil sacar una foto decente pero no imposible. Así fue como después de unos 40 minutos conseguimos lo que queríamos.

Así fue como cerramos estos días mágicos. El viaje a Heatrow fue deprimente, no queríamos abandonar este viaje, este sueño hecho realidad. Simplemente fue maravilloso y si hay algo de lo cual es estamos seguros es que amamos esta ciudad y que algún día vamos a regresar, pero también parte de ella se va en nuestro corazón. See you soon London!

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te gusto esta nota? Compartela con amigos!