Pere Lachaise, otra perspectiva de París

Como ya les contamos nos interesan mucho los cementerios, y cuando fuimos a París no nos quisimos perder la oportunidad de visitar uno de los mas importantes del mundo. Así fue como bien temprano nos tomamos el subte y fuimos a conocer el famoso Pere Lachaise.
El cementerio data de principio de siglo XIX y su nombre recuerda al confesor de Luis XIV,  François d’Aix de la Chaise. Al no ser muy popular entre los parisinos que no querían ser enterrados en las afueras, comenzaron a trasladar históricas figuras para hacerlo mas atractivo, lo que hoy lo ha puesto en los cementerios mas visitados del mundo con al rededor de 2 millones de visitas.
Sus repetidas ampliaciones hicieron que el cementerio tenga estilos muy distintos entre grupos de calles, lo cual muestra mucho sobre la forma en que la sociedad trata a sus difuntos a través del tiempo.
A penas uno ingresa por la calle principal se encuentra con una colina donde arriba de todo se ve un gran grupo escultórico, Este grupo tiene en la parte superior un grupo de esculturas que parecen estar dando la bienvenida a alguien y las personas de alrededor llorando. en la parte inferior se ve un cuerpo sin vida y un figura por encima de él. Realmente es un monumento impactante no solo por su ubicación sino por su tamaño.
A lo largo del cementerio podemos encontrar cientos de esculturas y tumbas de distintos estilos, aunque como les menciones antes los cambios son significativos en los diferentes pabellones.
Los cuervos realmente le dan una atmósfera única que si vamos en un día lluvioso pueden sacarte mas de un susto.
Dentro de las tumbas y bóvedas que forman este lugar podemos destacar algunas que son las que sin duda mas llamaron mi atención o son de las mas famosas:

Jim Morrison: El conocido cantante de Rock falleció a la edad de 27 en su departamento de París y fueron depositado sus restos en este cementerio. La tumba es muy austera y no tiene nada que llame la atención a excepción de las bayas que la rodean para que los fanáticos no la escriban o la pinten , entre otras cosas que han sucedido sobre ella. Realmente la cantidad de gente que la visita es increíble, en el corto lapso de que estuve visitándola (no mas de 5 minutos) se acumularon unas 20 personas.







Edith Piaf: en un sector mas nuevo del cementerio, se adapta rápidamente esta tumba al resto que se ubican en este lote. Edith fue una reconocida cantante del siglo XX y falleció en 1963. Solo se destaca por la gran cantidad de flores que a diario se renuevan.



Desparecidos del avión 447: El 1 de junio de 2009 un avión que partió de Brasil a Francia desapareció en el océano. Durante dos años se buscaron los restos del mismo, hasta que se logro dar con parte del fuselaje, cajas negras y algunos cuerpos. Me llamo la atención la tumba que se armo en honor a estos fallecidos. Con una placa recordatoria hay un monolito que los recuerda

Oscar Wilde: fallecido en París, en 1900, descansan sus restos en este particular cementerio. Durante años la escultura que tiene su tumba recibió besos de sus fanáticas como muestra de su respeto, los cuales quedaban marcados en colores gracias a sus labiales. Hace ya unos años su familia cansada de restaurar el monumento puso vidrios para mantener alejados los besos.  Se cree que este fenómeno comenzó en una episodio de la vida de Wilde, donde estaba muy deprimido y sus familiares para mejorar su animo dejaron sus marcas en color sobre las paredes blancas que lo rodeaban, pero no sabemos si es verdad.






“Vivir es lo más raro de este mundo, pues la mayor parte de los hombres no hacemos otra cosa que existir.”

Chopin: fallecido en 1810 el reconocido pianista del romanticismo musical, tiene en este lugar su morada final.  Aunque no todo Chopin descansa acá, ya que se cumplió su ultima voluntad y se extrajo su corazón para depositario en la  Iglesia de la Santa Cruz de Varsovia donde fue su ciudad de nacimiento. Su tumba cuenta con una escultura de una mujer con un instrumento en sus manos. Pese a haber fallecido hace dos siglos todos los días se aprecian flores frescas y partituras( por que claro esta que la gente no solo le deja flores )  muestra de su legado en la historia.




Bien podriamos haber estado recorriendolo durante muchoooo tiempo, el Pere Lachaise es una pieza infaltable en un viaje a París. Si no estan con muchas ganas siempre pueden tomar un tour corto para ver lo fundamental.







Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te gusto esta nota? Compartela con amigos!